El casco histórico de la ciudad es uno de los mejores exponentes de la arquitectura medieval, no sólo religiosa, sino también civil.

Las monumentales Torres de Serranos del siglo XIV dan la bienvenida al visitante, igual que antaño. Los mil y uno palacios muestran la arquitectura civil de los siglos XV – XVI. Por citar algunos, Palacio de los Catalá de Valeriola, Palacio de Cerveró, Palacio de Benicarló, hoy sede de las Cortes Valencianas… La calle Caballeros entera es un auténtico desfile de las casonas de los nobles; no en vano la calle es de los caballeros, la flor y nata de la sociedad medieval. Y, por supuesto, no podemos ignorar el impresionante Palacio de la Generalitat que hahora alberga el gobierno de la Comunidad Autónoma. Este edificio, hace 500 años era la hacienda y la aduana de Valencia, desde donde los impuestos recaudados se enviaban a las arcas reales y municipales.

La Catedral de Valencia, como un manual de historia del arte, cuenta, a través de sus estilos arquitectónicos, todas las modas decorativas habidas en el pasado: desde el románico más puro de la Puerta de L’Almoina hasta el barroco exuberante de la Capilla Mayor. Mientras la joya más preciada – el Santo Cáliz – se guarda en una pequeña capilla de elegancia única.

La entrada principal del templo está guardada por la impresionante torre campanario del Miguelete o Micalet para los del terreno. Los 152 vertiginosos escalones llevan a la terraza desde la que se abre una espectacular vista de Valencia. Y esparcidas por todo el casco antiguo las iglesias de la época de la Reconquista invitan a conocer sus tesoros ocultos.

De visita obligada es la plaza Redonda, el “Clot” medieval, con sus tiendas de cerámica típica, sus puestos de labores y su grupito de abuelas tejiendo encajes y haciendo el punto de cruz a la sombra.

La Lonja de los Mercaderes, declarada Patrimonio de la Unesco, es el mejor exponente del gótico civil mediterráneo. Lo tiene todo. La rica factura de la entrada Norte, sobre cuya decoración controvertida y mordaz sigue habiendo discusiones. Las gárgolas irreverentes. Los detalles labradísimos de las fachadas. Y un interior digno de un templo. Y es lo que representa la Lonja – un templo dedicado al comercio, a la riqueza y al trabajo. Todo un desafío a la mentalidad de la época.

Desde allí el camino lleva al Barrio del Carmen, cuyas callejuelas seprentean igual que hace 500 años. Las Torres del Quart cuentan la historia heroica de Valencia. El convento del Carmen es un remanso de paz entre el bullicio de la calle.

Ah, pero también hay monumentos fuera del casco antiguo: el convento de Santo Domingo, la iglesia del Temple, el museo de la Seda, en otro tiempo Gremio dels Velluters, los puentes históricos y mucho, muchísimo más.

¿Te lo vas a perder?

 

Oxana Gorbenko.

Guía Oficial de la CV.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTACTO

Contacta con la Asociación Guías Oficiales Comunidad Valenciana

Enviando

© 2018-2019 Asociación Guías Oficiales Comunidad Valenciana

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?