¿Ciudad de mil fuentes? ¡Qué título más atrevido! ¿No?

Hoy me gustaría hablar de una ciudad de la Comunidad Valenciana que, desde mi punto de vista, tiene un especial interés. Su nombre oficial es Xátiva, aunque muchos lo siguen escribiendo con “j”. A lo largo de los siglos esta población ha jugado un papel destacado en la historia y cuenta con un patrimonio cultural excepcional. 

Como ya os he adelantado, Xátiva cuenta con varios miles de años de existencia. Estamos hablando que la ciudad o, en aquel momento el pueblo, fue fundada por los íberos aproximadamente en el siglo III a.C. Esto quiere decir que es mucho más antigua que la capital de la provincia, Valencia. Para seros francos, entre Xátiva y Valencia desde siempre ha existido una cierta rivalidad. El peso de la balanza a favor de Valencia jugó el puerto y la salida al mar Mediterráneo, cuando se formó el Reino de Valencia.

Xátiva, a su vez, en la Edad Moderna tenía un enclave estratégico mucho más valioso. Por un lado, la población está rodeada por altas montañas y tiene un castillo casi inexpugnable en lo alto del sierro. Por el otro lado, no hay que olvidar que, por el medio de la población durante  la Edad Antigua, atravesaba la famosa Vía Augusta y, por lo consiguiente, el Camino Real que conectaba con Gandía, Alcoy y Valencia durante la Edad Moderna. Pero lo más importante de Xàtiva es el agua. La huerta de todo el valle se baña con el abundante agua del río Albaida. Gracias a ello, los campos de alrededor siempre están nutridos y muy fértiles. También se debe destacar que el río pasa debajo de la ciudad. Por este motivo, en cada plaza de la ciudad hay una fuente de la cual emana el agua de manera continua. Por esto la llaman La Ciudad de las Mil Fuentes.

A lo largo de la Baja Edad Media, Xátiva fue la segunda capital del Reino de Valencia. Esto atrajo a numerosas familias de gran prestigio. Entre todas, deberíamos destacar a la familia Borja y en concreto a Rodrigo de Borja que nació aquí en 1431. Tal vez este nombre tal cual no os dice nada. Pero este fue uno de los personajes más destacados entre quienes llegaron a sentarse en el trono de San Pedro. Tras ser rebautizado, fue nombrado como Papa Alejando VI. La historia le recuerda como uno de los papas más astutos y ambiciosos de todo el cristianismo. Independientemente de las cuestiones políticas y religiosas, Alejandro VI fue un gran amante de las bellas artes y propulsó la expansión de Renacimiento en los territorios de las penínsulas itálica e ibérica. 

Entre sus ambiciosos planes estaba la creación de una catedral en su ciudad natal. Al principio el proyecto avanzó con un ritmo vertiginoso, ya que los medios económicos para la construcción fueron cedidos por los fondos propios de la familia Borja y el Papa Alejandro. Tras la muerte de este último, el proyecto perdió fuerza y sólo alcanzó el título de la iglesia colegial Basílica de Santa María.

En lo alto de la montaña se ubica un enorme castillo. Este es considerado uno de los castillos más antiguos de España. En él están presentes las construcciones de diversas civilizaciones que han vivido a lo largo de la historia en estas tierras: íberos, romanos, árabes y cristianos. Es decir, este castillo ha existido desde el principio de la formación de la población de Xátiva. Este castillo vio muchas batallas. Por ejemplo, por aquí pasaron las tropas de Aníbal Barca durante la segunda Guerra Púnica; sirvió como la Presión Real para el conde de Urgell y Duque de Calabria, que terminó siendo el virrey de Valencia, al casarse con la segunda esposa de Fernando El Católico; tuvo lugar una gran batalla durante la Guerra de Sucesión que terminó con la quema y despoblación de la ciudad; y por último, el castillo fue asediado bajo el mando del General Asfeld durante la Guerra de Independencia.

Hoy en día el castillo es la guinda del pastel para los visitantes de Xátiva. De hecho, es de visita obligatoria. Desde hace varias décadas el castillo está gestionado por una empresa privada y se encuentra en muy buen estado de conservación, considerando que cuenta con más de 2000 años de antigüedad. Asimismo, el castillo posee un restaurante, aseos públicos  y varias salas de exposición. 

Para llegar al castillo existen varias formas. El turismo de Xátiva ofrece la oportunidad de subir con un tren turístico hasta el pie del castillo. El tren recorre las calles más emblemáticas de la ciudad haciendo un breve resumen sobre la historia y las tradiciones. Pero desde mi punto de vista no hay nada mejor que un guía en persona. Asimismo se puede subir con el coche, ya que existe un parking, aunque a decir la verdad, no muy extenso. Y para los más atrevidos se puede subir andando.

Ahora sabes un poco más sobre este maravilloso lugar. Solo te queda visitarlo. 

Recuerda: ¡Con una visita guiada siempre disfrutarás más!

Texto y fotos: Alisa Pastushenko, guía oficial habilitada.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© 2018-2019 Asociación Guías Oficiales Comunidad Valenciana

CONTACTO

Contacta con la Asociación Guías Oficiales Comunitat Valenciana

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?