Realizamos este paseo cultural con el ánimo de conocer, de una manera más íntima y detallada la obra de un escultor Universal que pertenece a una saga de artistas valencianos a caballo entre finales del XIX y el XX, un paseo que nos redescubre nuestra ciudad, y nos llevara por un barrio muy emblemático de Valencia, el barrio del Carmen en dónde la trama árabe de
ciudad aún puede verse, calles estrechas, cortas y laberínticas, barrio periférico, en donde inicialmente se asentó la población humilde, trabajadora, lugar donde la familia Benlliure se traslada desde el Cabañal con el objeto de poder atender mejor los encargos realizados al patriarca de la familia, Juan Antonio Benlliure Gil de oficio decorador. Es en este barrio dónde nace Mariano Benlliure, en el número 16 de la Calle Baja, una placa nos recuerda la efeméride.


Continuando por estas calles del Barrio del Carmen llegamos a la Iglesia de la Santa Cruz, (antigua Iglesia del Convento del Carmen), donde fue bautizado Marian Benlliure. Es en este convento medieval donde tras la desamortización se ubicará la sede de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, lugar donde estudiarán sus hermanos, dedicados todos al mundo del arte en diferentes facetas artísticas, Mariano acompañó en numerosas ocasiones a su hermano José, no como estudiante dado que él fue prácticamente autodidacta, tuvo grandes dificultades de aprendizaje, ya que casi hasta los 7 años no hablo, pero si desde los 5 años de edad le gustaba modelar figuritas de barro como simple divertimento. En una de sus tantas visitas a la Academia de Bellas Artes de San Carlos conocería al que consideraría como maestro, mentor y amigo Francisco Domingo Marqués.


El recorrido por estos lugares vinculados a la vida de los Benlliure, nos lleva a visitar el Asilo del Marques de Campo y el Colegio de Escuelas Pías, lugares dónde estudiaron los hermanos Benlliure, impresionantes edificios de muy distinto estilo, el primero en la calle Corona diseñado por imposición del benefactor “Prohombre” y filántropo de la ciudad de Valencia el Marques de Campo, Jose Pérez Campo construido por el arquitecto Camaña Laymon dentro de la estética neogótica y el segundo lugar en la Calle Carniceros, ejemplo de arquitectura neobarroco siguiendo las directrices del academicismo del siglo XVIII. Iglesia que destaca por
su impresionante cúpula de teja azul, sin duda la más grande de Valencia y se dice también de Europa.


Realizando de modo imaginario el recorrido de la antigua muralla medieval y pasando las antiguas puertas Quart, todavía en pie no así las de la Corona, Portal Nou y San José llegaríamos a la zona de la Calle Blanquerias número 23, se encuentra la Casa Museo Benlliure, vivienda de su hermano Jose a su regreso de Roma en 1914, esta vivienda es único ejemplo que nos queda
en la ciudad de una casa Burguesa con jardín de principios del siglo XX, enclave de reuniones familiares, tertulias y encuentros con artistas, escritores, periodistas y del mundo intelectual del momento.


Museo de ambientación dado que los objetos que encontramos en ella fueron propiedad de Jose Benlliure Gil y mujer – todos los muebles fueron traídos en gran parte de Roma fruto de sus largos años de estancia en esa ciudad, los elementos decorativos proceden de anticuarios a los que tan aficionado era Jose Benlliure y en general todos artistas del momento-.
En esta casa vivió su hija Maria Benlliure Ortiz hasta que su fallecimiento en 1957, fecha en la que hace efectiva la donación de la Casa familiar a la ciudad con el deseo de dedicarla a la memoria y obra de su padre y de su hermano Peppino Benlliure Ortiz, cuyo fallecimiento en 1916 trunco su carrera de artista, siendo uno de los pocos discípulos de Joaquim Sorolla.
Este museo es un espació intimo magnificas obras artísticas, cuenta con una 150 obra de Jose Benlliure Gil al cual está dedicada la primera planta y unas 200 de su hijo Peppino, expuestas en el segundo piso junto con importantes obras escultóricas de su tío Mariano Benlliure, por supuesto no todas están expuestas al público. De gran interés son las obras que se exponen en
el saloncito Sorolla, 5 obras que el artista regalo a la familia fruto de su estrecha amistad con toda la familia, en el recorrido por la casa están representados además importantes artistas del momento, Muñoz Degrain, Pinazo, los hermanos Blas…
Saliendo al exterior podremos disfrutar de un jardín mediterráneo diseñado por el propio José Benlliure y por su hijo, una vegetación de árboles, jazmines, palmera e incluso naranjos nos harán disfrutar de este oasis en medio de la ciudad. Las bancadas y setos que rodean este
jardín junto con la colección de paneles cerámicos le dan cierto aspecto romántico.
Al final del jardín, se encuentra el estudio del pintor nos transporta la atmósfera creativa del artista, un espacio muy en la línea de ese cosmos personal de Fortuny, el lugar perfecto para sus composiciones, repleto de libros, cortinajes, ropas, instrumentos musicales, armas y escudos etc.… necesarios para el atrezzo

.


Una vez hemos disfrutado de la casa, su jardín y sus obras de arte, retomaremos el camino hacia el punto final de nuestro paseo, pasando primero por las torres medievales de Serranos y el puente de la Trinidad a unos metros el Colegio seminario San Pio V, hoy Museo de Bellas
Artes, que alberga una amplia colección los artistas Benlliure.
La obra de Mariano Benlliure está ampliamente representada en el museo con esculturas preparatorias de yeso, terracotas de personajes relevantes de la política, artística e intelectualidad de su época, como escultor que dominó todo tipo de materias, pueden verse obras en bronce, mármol, cerámica, alto y bajo relieve, así como una amplia temática de este escultor tan universal y como versátil.


También podremos contemplar obra pictórica de su hermano Jose y sobrino Peppino como pintores que figuran entre la transición del academicismo hacia la modernidad.
Es cierto que Mariano Benlliure no tiene un museo específico, ni taller, ni casa en la ciudad de Valencia, pero la propia ciudad es su museo. En nuestros parques, plazas y jardines hay esculturas que evidencian la huella de este artista en su ciudad; Plaza Teodoro Llorente, la escultura al pintor Ribera, en la Glorieta el busto a su maestro y amigo, Francisco Domingo
Marqués en la Plaza de Cánovas el conjunto monumental dedicado a la memoria de este empresario ilustre Valenciano que contribuyo al desarrollo y mejora de la ciudad de Valencia, el Marqués de Campo, en el Claustro del Colegio y seminario del Patriarca Juan de Ribera la
escultura del propio San Juan de Ribera queda de una forma poderosa y rotunda en el centro del bello claustro renacentista y así caminando podemos ir descubriendo su obra pública en el contexto urbano.


Pasear por la ciudad de forma consciente hace que nos fijemos en su escultura monumental, cuando prestamos atención las esculturas nos hablan, prepárate para escuchar.

Catalina Benito Mulet
Historiadora de Arte – Guía oficial de la Comunidad Valenciana

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© 2018-2019 Asociación Guías Oficiales Comunidad Valenciana

CONTACTO

Contacta con la Asociación Guías Oficiales Comunitat Valenciana

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?